¿Nuevo modelo de residencias?

A consecuencia del COVID19 se comenta, se opina, se dice…. que hace falta un nuevo modelo de residencias, hay quien desea medicalizarlos, y otros están en contra, pero todos estamos de acuerdo que el actual modelo ya no sirve. Mi experiencia de bastantes años gestionando primero socios sanitarios y posteriormente residencias, me dan una visión de lo que creemos puede ser en un futuro el modelo, caracterizado por:

Unidades pequeñas, diferentes perfiles de usuarios: Autónomos, Demencias y Alzheimers y personas mayores con enfermedad mental. Cada uno de estos perfiles tienen unas necesidades de tratamientos y adaptación de ACP diferentes.

Actualmente y desde el año 2018, nuestra asociación AGaM coordina el proyecto piloto SURYA de unidades de convivencia para personas mayores con enfermedad mental en residencias con un máximo de 16 personas. Esta experiencia está siendo un éxito y uno de los puntales para ello, es la coordinación con los CESMA (Centre Salut Mental d’Adults) y el Hospital Mental de referencia. Es muy curioso comprobar que el año 2013 ya existian documentos de la Generalitat de Catalunya refiriéndose a la necesidad de integrar la atención social y sanitaria y nosotros para la implantación del proyecto en un periodo muy corto ya teníamos planes de acción y acuerdos de funcionamiento. Tenemos la atención médica de psiquiatras en visitas periódicas y urgencias, siendo para nosotros la mayor satisfacción no haber tenido ninguna crisis de ingresos en hospital, por parte de usuarios en los centros piloto. Otro factor muy importante es la mejor adaptación de la ACP en una unidad pequeña y con resultados más eficaces.

Indudablemente que el sector salud debe estar integrado en el sector social, pero no convirtamos las residencias en pequeños socio sanitarios, porque lo último que quieren nuestros usuarios es sentir que su casa se parece más a un hospital. Toda esta experiencia adquirida, nos hace ser partidarios de un modelo de pequeñas unidades, de diferentes perfiles de usuarios con diferentes necesidades y además con posibilidad de adaptarse a las diversas estructuras de centros que actualmente existen en Cataluña. Tomemos ejemplos de residencias en Europa que funcionan muy bien y son pequeñas unidades.

No hay que olvidar el tema económico, habrá que dotar en un futuro presupuestos acordes con la realidad actual, formación adecuada para  cada perfil de usuarios y salarios dignos para el personal.